Amar es adaptarse, no cambiar.

Amar es adaptarse, no cambiar.

Amar. Uno de los verbos más usados en nuestra lengua. Tiene carácter conciso pues en un “Te amo” se engloban múltiples sentimientos, recuerdos, reacciones. El amor es de esas palabras que, creo yo, se utilizan más para nuestro beneficio. Entre esas manipulaciones se encuentra el tema del que quiero hablar hoy: ¿amar es cambiar o adaptarse? Probablemente no me estén siguiendo pero pongamos un ejemplo:

Una mujer conoce a un hombre en un bar y reconoce en el mismo alguien que le interesa, pero hay un problema: la mujer descubre de primera mano que el chico es un borracho desempleado que le gusta ligar los fines de semana.

¿Me siguen? Bien, aquí la mujer puede hacer tres cosas; 1) Puede decidir no hacerle caso 2) Puede intentarlo sabiendo que el chico es así y quererlo de esa forma y 3) Hacerlo su pareja y luego querer cambiarlo.

Al tercer tipo de mujer les llamo “Amys”, nombre tomado del libro/película “Perdida- Gone Girl”. Estas chicas tienen lo que llamo yo “El Síndrome Gone Girl”, del cual hablaré en otro artículo. Bueno, esta clase de chicas inspiraron este artículo. Pero ¿Qué tiene de malo?

Normalmente este tipo de personas —hombres y mujeres— utilizan un verbo universal para obtener lo que desean. Vaya, algo así como psicópatas románticos. Son el tipo de personas que creen que se merecen todo en el mundo y que son capaces de todo. No ven en su pareja a la persona perfecta para ellos, sino una persona mejorable, una inversión de tiempo y dinero para volverla lo que ellos creen merecer.

Diré esto una sola vez, es una frase mía y con gusto se las presto:

El amor no es una inversión.

El amor no es un activo que te estará regresando algo a futuro. Porque si lo vemos así condicionamos el amor que podemos llegar a dar. Pasamos a volver un sentimiento en una acción en la bolsa que querremos sacarle el mayor partido posible.

¿Está realmente mal querer cambiar a alguien? No, pero siempre y cuando sean pequeñas cosas que no afecten su personalidad. Por tomar un ejemplo, si tu novio no se lava los dientes puedes hacerle saber que eso está mal, o si tu novia no sabe maquillarse puedes decirle que busque consejo en una amiga para que le ayude. Estos dos ejemplos son sencillos y sin problemática alguna pues respetas la identidad de tu pareja.

Ahora un ejemplo de cuando transgredimos espacios: Si eres hombre y tu novia te pide que dejes de hablarle a tus amigos o amigas porque considera que son mala influencia, está transgrediendo espacios.  Muchas chicas podrán decir que tienen un sensor integrado para detectar malas compañías o lo que sea, pero que lo usen para ellas mismas y que dejen vivir al prójimo. Si tienes mentalidad de empresario, quieres emprender y tu pareja te pide que mejor te busques un trabajo, que no va a funcionar, está agrediendo tu cosmovisión.

Hay espacios personales que no debes ceder nunca en una relación. Aunque la otra persona haga berrinches, llore o amenace con matarse. Entre dichos espacios que considero intransgredibles se encuentran:

—Círculos de amistad.

—Tu profesión.

—Tus hobbies.

—Tu familia.

—Tu mentalidad.

—Tu cosmovisión.

—Tus gustos.

—Tu personalidad.

Por nombrar algunos otros que varían por persona.


Adaptarse

Una de las mejores capacidades que compartimos con los animales en nuestra capacidad de adaptación. Por algo existe gente viviendo en climas extremos sin problema alguno. Curiosamente la adaptación funciona en todos los aspectos de nuestra vida. Si tienes un trabajo que odias al principio o que te parece difícil, si en verdad necesitas el dinero, te adaptarás y aprenderás a cogerle el gusto. Lo mismo pasa con las personas. Aunque odies cierta muletilla de algún amigo, la voz de un compañero o la actitud de un jefe, terminas adaptándote a ellos. Si podemos adaptarnos a amigos y conocidos ¿por qué le pedimos a nuestra pareja que cambie? Fácil, porque podemos y porque tenemos el poder de exigirlo. No podemos decirle a un amigo que deje de decir groserías porque no tenemos poder sobre él. En cambio, si tienes poder sentimental sobre tu pareja. Pedirle a tu pareja que cambie, que ceda espacios o que deje de hacer algunas cosas, es, más que un cambio por el bien de la persona, un juego de poder. En otro artículo hablaré sobre los juegos de poder en las relaciones y cuándo se vuelven excesivos.

Este tipo de gente te dirá que es por tu bien. Pero hay un problema: Lo bueno es subjetivo. Lo que para mí es bueno, para otra persona es malo. Si yo veo futuro en la escritura, otra persona ve miseria. Todo depende del ojo con el que se mire y es ahí donde debemos aceptar opiniones y entender que nunca estamos en lo correcto. Sí, nunca, sólo estás creyendo que tu mentalidad es la correcta y esa es la peor forma de ser un retrograda.

Ya lo he escrito en poemas: los únicos seres que aman sin pedir nada a cambio son las mujeres. El único amar condicional es el de una madre. Si consideras que amas incondicionalmente pero le pides a tu pareja que deje de hacer tal cosa o lo dejarás es un ejemplo de hipocresía y contradicción.

Existe otro problema: Tú decidiste amar a esa persona. Tú la escogiste. Es como comprar un vehículo de dos puertas y luego exigir que tenga cuatro porque cambiaste de opinión. Amar a la persona y con ella amas tus gustos, hobbies, familia, amigos, profesión, mascotas; amas su vida en general. ¿Qué pasa si te disgusta algo? Te adaptas, porque esas cosas estaban ahí antes que tú y seguirán ahí si decides irte. El amor es un verbo que estamos explotando demasiado y por lo mismo no deberíamos utilizarlo para nuestros propios fines.

Amar es como todo lo demás en la vida. Requiere práctica y hay gente que puede llegar a hacerlo mal. Lo importante es aprender de nuestros errores y entender que cuando amamos a una persona la amamos con todo el paquete. Es eso o irte. Las puertas están siempre abiertas para quien no quiere quedarse.

Jose Carlos J. Cortés

El caballero sin Corcel.

Aviso importante.

Hace tiempo que no escrito en prosa. Ya me hacía falta entrenar este arte. Me gustaría aclarar algunas cosas a mis lectores ya sea de este blog o de mis lectores y lectoras de poesía en la página Carlos Cortés:

En primera, he estado muy ausente en la página de blogs y pido una disculpa por si tenía alguna persona que disfrutaba esos artículos que tenían carácter de crítica, otros de comedia y otros de reflexión, lo importante es, pues, que ayudaban a las personas. A estos lectores quiero comentarles que seguiré escribiendo por aquí y que retomaré el blog ya que estoy de vacaciones y, cuando regrese a mis estudios, seguiré subiendo artículos.

En segunda, a los lectores de mi poesía, estoy a punto de terminar mi segundo poemario Whisky y Té y mi primer libro ya va más avanzado en su etapa de publicación. Lo más probable es que Suspensiones Oníricas vea la luz en los próximos meses y Whisky y Té a principios de 2016. Entonces ¿Para qué escribir una maldita entrada en el blog? Les explico.

Al leer Suspensiones Oníricas y después un fragmento de Whisky y Té noté que hay cambios en mi poesía y, por eso mismo, me distancié un poco de mi forma usual de escribir. Los que tuvieron el placer de leer mi participación en la revista El Humo notaron que esos poemas tenían un estilo un poco diferente al que normalmente acostumbro y esos poemas fueron fruto de un salir de mi zona poética de confort —que también existe— para explorar otros parajes poéticos, otros paisajes y, al final de cuentas, poner mi residencia en otra parte(no literalmente, algo así como Neruda y su Residencia en la Tierra, asentar la cabeza en otro lado). Pese a todo esto, el resultado me gustó y mi fui publicado en dicha revista por lo cual rompí una barrera personal que me autoimponía que era la de “Tú eres un escritor de Facebook, no podrás ser publicado ni en revistas ni grandes editoriales” pues, ciertamente mis comienzos como poeta fueron humildes (artísticamente hablando). Está un poema largo con el nombre 90-60-90 en una convocatoria para la revista impresa La Cigarra y otra colección llamada Erotismos que va para la revista electrónica Bitácora de Vuelos, además de otra colección que estoy depurando que lleva el nombre de Vencedores del Desierto en honor a los hombres y mujeres del norte de mi país. Tal vez por esa misma razón he dejado un poco descuidadas ambas páginas: la de Facebook y El Caballero Sin Corcel, para salir de mi zona de confort para buscar nuevas formas de expandir mi arte.

Mi vida ha dado un giro realmente dramático este comienzo de año. Me mudé de la ciudad a mi pueblo natal a estudiar otra carrera que no es la misma que estudiaba. Pasé de la Facultad de Filosofía y Letras a la Facultad de Derecho y Criminología. Pero, pese a este cambio tan drástico, nunca he estado más cercano a las letras como ahora. Tengo una multitud de proyectos que voy a comenzar: voy a dar un taller de lectura de poesía en mi pueblo natal, publicaré mi libro y, si la economía me lo permite, estaré regresando a Monterrey de tanto en tanto a participar en algún taller o actividad artística disponible. De igual manera veré, si los lectores lo permiten, si puedo presentar mi libro en las tres capitales del país: Monterrey, Guadalajara y la Ciudad de México en recintos pequeños como cafeterías con al menos diez lectores y lectoras estaría más que feliz. La economía y mi trascendencia aún no son suficientes para viajar a los países del sur pero esperemos que con Mirar al Sur se cumpla el presagio de su nombre y me permita visitar al menos algún país de la bella Latinoamérica.

Como conclusión les digo a mis lectores de ambas plataformas que sean pacientes. Estoy trabajando en un nuevo estilo poético, en otros proyectos, convocatorias y talleres por lo cual estaré subiendo contenido pero no tan a menudo como antes —al menos de momento—. Créanme que valdrá la pena la espera.

Tú, que me lees, creme: Estas letras son más tuyas que mías.

Un sincero abrazo a todos mis lectores —si es que existen—.

Jose Carlos J. Cortés

El Caballero  Sin Corcel

Carlos Cortés, poeta.

Por qué enamorarse de otra persona es peor que acostarse con alguien más.

Por qué enamorarse de otra persona es peor que acostarse con alguien más.

Últimamente he pensado en la actitud de la sociedad ante las infidelidades. Las reacciones y actitudes que despiertan son muchas, aunque casi siempre es unánime: desprecio. Ya sea en noticias de mujeres cortándoles el miembro a sus parejas in fraganti, u hombres y mujeres pegando carteles donde exponen a su pareja advirtiendo a la sociedad de que se cuiden de ese “pendejo” o de esa “perra”. En cualquier caso de engaño carnal —aclaro, en donde la persona es descubierta y expuesta— la reacción de la sociedad es de odio, de desprecio o inclusive de burla hacia la persona que comete dicho acto.

¿Pero qué pasa con los hombres y mujeres que, estando en una relación, se enamoran de otra persona? La sociedad suele ver a estas personas como valientes por tener el coraje de seguir lo que les dicta su corazón. Son aplaudidos por grupos de las redes sociales, por psicólogos, por sus amigos y por sus familias. Solamente una persona no les aplaude y se siente mal: La persona que olvidaron o dejaron de amar. Hay que aceptar algo: La sociedad nunca ha sido conocida por ser increíblemente brillante. Es la misma sociedad que ve el matrimonio homosexual como una abominación, que protesta en  contra del aborto a pesar de nunca usar condón en sus encuentros sexuales, y la misma llena de ateos que hablan basura de la religión sin saber nada de la religión que insultan y creyentes que defienden una religión de la que no saben nada.

Vámonos por partes. Quiero que entiendan bien el punto que voy a exponer por el cual considero que es peor enamorarse de una persona estando en una relación que engañarla carnalmente. Antes que nada quiero aclarar que bajo ninguna circunstancia justifico meterse en la cama con otra persona estando en una relación.


1.- El amor toma su tiempo, el deseo es instantáneo.

Como dice arriba, no puedes amar a una persona con sólo verla a los ojos por muy superficiales que seamos o por más romántica que sea nuestra perspectiva de vida. El amor lleva su tiempo, es como una flor a la que se le tiene que regar constantemente y poco a poco por miedo a no ahogarla.

El deseo, en cambio, es una llama que nace repentinamente y en la cual nosotros decidimos incendiarnos o no. El deseo, por más fuerte que sea, nunca involucra amor. Deseas a esa persona, deseas su cuerpo con toda el alma a sabiendas que puede que la mañana siguiente la mires, no sientas nada y abandones la habitación. Engañar a una persona de manera carnal es algo que se da en cuestión de pocas horas y en la cual la persona tiene sólo unos cuantos minutos para decidir si escapar o no de dicho deseo.

El amor no es así. El amor toma su tiempo y, aunque sea reconocible en épocas tempranas, la mayoría de las veces es algo en lo que decidimos meternos de lleno. El individuo que engaña sólo tiene pocos minutos para salirse de la situación en la que está metido con el completo conocimiento de que si se va, el deseo se esfuma también. La persona que ama se encuentra en un dilema cuando empieza a sentir un poco de afecto por otra persona: huir y quedarse “a ver qué pasa”. Cuando una persona está en una relación y aun así sigue frecuentando a la persona por la que va sintiendo cada vez más cosas, es entonces cuando no es culpa de la pareja por no cuidar el amor, pues la misma persona es la que decide traicionar el amor al invertir en hacer crecer un nuevo sentimiento que ha nacido.


2.-El amor es sentimental, el deseo carnal.

Considero que ambos son nexos, una unión pero en diferentes niveles. Hay que reconocer que se requiere cierto cariño o al menos interés para meterse con una persona en la cama. Sí, el deseo existe, mas no es algo que actúa por sí mismo y nos inunda el cuerpo. Al desear y al hacer el amor estamos al cien por cierto de nuestras capacidades cognitivas —al menos que estés borracho, pero de momento eliminemos esta variable— por lo cual no podemos echarle la culpa al deseo o a que se nos salió de las manos.

A pesar de ello soy fiel creyente que el amor no lo podemos controlar, pero si podemos controlar con quién estás y con quién no. Es sencillo: Si estás en una relación y comienzas a sentir un cariño un poco más fuerte que la amistad, aquí es cuando debes huir por tu bien y el de tu pareja.

Son dos nexos con diferentes duraciones. Uno que rosa la eternidad mientras dura y el otro que dura la mitad de una noche.

El deseo dura unas pocas horas y después se esfuma. El dolor que se siente cuando nuestra pareja nos engaña se debe a que sentimos que se rompió ese lazo, ese compromiso y que nuestra pareja estuvo pensando en otra persona al menos lo que duró el acto carnal. Si lo analizamos así vemos otro punto que quiero probarles.


3.-El amor se queda, el deseo se va.

Supongamos que nuestra pareja se entera de nuestro encuentro carnal y se da por terminada la relación. Yo en lo personal creo en las segundas oportunidades y no creo que las personas que caen en un error lo vuelvan a repetir —pero ese soy yo, no tienes por qué compartir mi punto de vista—. Si tu pareja te perdona este error te sentirás mal y puede que no lo vuelvas a hacer. La confianza de la otra persona está devastada pero, con mucho esfuerzo, la relación puede volver a ser como antes.

Si tu pareja se enamora de otra persona, no hay vuelta atrás. Puedes tratar con todas tus fuerzas de enamorarla de nuevo pero de todas maneras su corazón ya está en otro lado. El rompimiento es inevitable y no hay nada que puedas hacer. Aquí entra el típico “No eres tú, soy yo” junto con el “Aún seamos amigos”. El problema es que esta gente ve estas dos oraciones como algo bueno. Si dices esas mismas oraciones estando en una relación después de haberte metido con otra persona, te llamarán cínico. No creas que lo dicen porque en verdad quieren ser tus amigos, al igual que las personas que se acuestan con otras, se sienten culpables y creen que conservando tu amistad se sentirán menos culpables.


4.- El amor es futuro, el deseo presente.

Seamos sinceros ¿Cuándo fue la última vez que planeaste una vida con la persona que tuviste sexo el mismo día que la conociste? Si respondiste que al menos una vez tuviste este pensamiento, creo que es hora de repensar tus prioridades. Cuando uno ama ve el futuro con esa persona. Es una inversión sentimental que esperamos que en el presente nos dé frutos. Tienes tus metas y tus sueños los cuales incluyen a esa persona. Cuando se ama se mira al horizonte juntos.

Cuando se tiene una amante, por tomar un ejemplo, se depura solamente el presente y no se menciona bajo ninguna premisa el futuro. Si es tu amante es por algo. No le dices que planeas un futuro con ella, o que te inspira a seguir tus sueños. Perdonen lo que voy a decir pero es prudente decirlo: Es una persona que te coges y ya. Y si esta persona busca algo sentimental entonces deja de ser amante y es entonces, si dices que sí, cuando cometes engaño por partida doble y en esa situación debo decirte que sinceramente no tienes madre.

Analicémoslo más detenidamente.

¿Qué es peor? ¿Un “He decidido seguir mi sueños y mi vida con alguien más, pero aún podemos ser amigos” o un “Me acosté con alguien que ni me acuerdo el nombre. Te juro que no volverá a pasar”? Sí, ambos son horribles. Pero creo que el primero te quita las ganas de vivir y el segundo te da ganas de quitarle las ganas de vivir a esa persona. Son distintas.


5.- El amor no se olvida del todo, el deseo sí.

Hay algo que no le deseo ni al peor de mis enemigos: Sentir que la persona que amas te está poco a poco dejando de amar. Duele, duele como no tienes idea. Duele porque no puedes hacer nada para evitarlo y te deja un hueco en el corazón porque cuando esta persona olvida ese amor que siente por ti completamente, sientes que no inspiras amor.

Cuando uno sabe que tu pareja desea a otra persona puede que te sientas mal por tu aspecto físico y, de hecho, en ciertas ocasiones esto ha llevado a que hombres y mujeres pierdan peso o mejoren su cuerpo para que sus parejas los vuelvan a desear. Es fácil, al fin y al cabo, todo aquello que es palpable, que se puede tocar.

¿Cómo le hace uno para entrenar el corazón? Y no, no hablo del cardio. ¿Qué hace uno cuando una persona poco a poco está perdiendo interés en ti? El amor no es factible, no se puede tocar, no se entrena. Entonces quedamos al merced del olvido desterrados a ver cómo esta poco a poco nos va dejando de amar.

Cuando se nos engaña carnalmente es como una bala que nos atraviesa rápido y con un dolor extremo que dura poco, pero cuando se nos deja de amar es como si se nos torturasen lentamente por meses. Como dije, es un dolor que no se lo deseo ni a mi peor enemigo.

A modo de conclusión sólo me gustaría agregar que el propósito de este artículo no es el de justificar el engaño. Es más bien el de enseñarle a esas personas que se enamoraron de otra estando en una relación, que todo en la vida tiene consecuencias. Recuerden que toda felicidad deja algún dignificado.

PD: Me he dado cuenta que ya tengo lectores que vienen a leerme cada vez que subo algo y eso me inspira a escribir. Una disculpa si no he publicado tanto como antes, pero he estado ocupado. Trataré de subir algo todos los lunes.

Jose Carlos J. Cortés.

El caballero Sin Corcel.

El mundo es de los que se arriesgan —5 razones por las cuales deberías tomar más riesgos.

El mundo es de los que se arriesgan —5 razones por las cuales deberías tomar más riesgos.

Ayer tuve una conversación con un amigo. Quería saber si consideraba prudente su idea de irse del país, de empezar su vida en otro lugar. Todos le decían que estaba loco, pero yo, que sí estoy loco, le dije que la vida es de aquellos que se arriesgan constantemente. Tuvimos una conversación que se llevó a cabo por el transcurso de varias horas. Al finalizar la misma me di cuenta de los ideales que persigo, de los pros y los contras de ser una persona que toma riesgos constantemente. Fue entonces cuando decidí escribir este artículo.

Aquí les dejo cinco razones por las cuales deberías tomar más riesgos y, si ya los estás tomando, por qué deberías tomar riesgos aún más grandes.


1.- Nunca podrás ganar en grande si siempre apuestas poco.

Esta es una regla en las apuestas, en los deportes, en los negocios y, aunque parezca fuera de lugar, en la vida. Los empresarios más exitosos obtuvieron su fortuna en negocios de riesgo en el cual tenían muchas oportunidades de perder cantidades inmensas de dinero pero que podrían generarles ganancias millonarias en caso de salir bien. Se arriesgaron y ese riesgo ahora los hizo millonarios. Todos pueden comprar acciones de Apple y Google, aunque actualmente no te darán muchas ganancias: A aquellos que les generó ganancias fueron aquellos que creyeron en la idea mucho antes de que se hiciera grande y exitosa.

Apliquemos ahora esta idea en tu propia vida. Tomar riesgos puede dar miedo al principio pero cuando dejamos de tenerle miedo al fracaso y comenzamos a aprender del mismo, tomar grandes riesgos se vuelve la primera opción a tomar.


2.- Nunca sabrás tu verdadero limite hasta que lo alcances.

Los deportistas, los pilotos y la gente exitosa conocen sus limites. Pero ¿Cómo vas a saber tus límites si nunca te has llevado a ti mismo a alcanzarlo? Mi amigo tenía la idea de irse al extranjero y la idea a simple vista puede parecer difícil y llena de retos. Pero nunca sabrás tu verdadero potencial hasta que una situación extraordinaria te force a descubrirlo por ti mismo.


3.- Los sueños más locos requieren los riegos más locos.

Me rehúso a creer que la gente que me lee es gente con pocas aspiraciones, que se conforman con lo poco y lo estable. Me gusta creer que la gente que me lee es como yo, que tienen grandes sueños que parecen imposibles. Ya sea si quieres ser un artista reconocido, el mejor trabajador de tu campo o el mejor deportista, sabes lo que es que la gente te diga que tu sueño es imposible. Bueno, tu sueño es imposible para ellos que sólo conocen los caminos más conocidos, aquellos que piensan igual. Si quieres ser un escritor, por ejemplo, tienes que mandar tu libro a todas las editoriales que puedas sin temor al fracaso. Lo mismo pasa con mi amigo, si tienes un sueño que parece imposible, una medida desesperada y loca suele ser el mejor aliado para que lo logres


4.-No va a pasar por arte de magia.

¿No conocen a esa persona que tiene un sueño enorme pero no hace absolutamente nada esperando que su sueño se cumpla de la nada? Bueno, las cosas no pasan por arte de magia. No va a venir un multimillonario a decirte que quiere dejarte todo su dinero para vayas y cumplas tus sueños de manera más fácil. Tienes que empezar a hacer algo y por algo, me refiero a algo grande, a algo que te deje una enseñanza, dinero o que cumpla en definitiva tu sueño. Deben saber que yo era así, yo era de esas personas que creían que todo iba a pasar de la nada y que, algún día, sería un gran escritor sin proponermelo. Desperté, el mundo no es como Paulo Coelho lo explica, el universo no va a conspirar para que logres tu sueños si tu primero no pones de tu parte.


5.-¿Por qué no?

Eso no es un punto, es un mantra, un lema, un estilo de vida. Y no, no te estoy diciendo que le digas que sí a las drogas, a la gente que quiere acostarse contigo, sino que te hagas esta pregunta cuando la situación sea la adecuada.¿Saben cuanta gente ha perdido el rastro de sus sueños por pensar demasiado las cosas? Imagina que te ofrecen el trabajo que siempre has soñado… en Japón. Es dejar atrás a tu familia, tus conocidos y comenzar de nuevo ya sea solo o con tu pareja(asumiendo que sea tan valiente como tú, que si no, en algo te equivocaste al escogerla como tu pareja). Piensa por un momento: ¿Por qué no?

¿Por qué chingados no?

En conclusión, la vida da muchas vueltas. Si la vida no está dando vueltas entonces eres tú quien debe darle la vuelta al globo terraqueo para que empiece a girar. En cuanto a mi amigo, después del sermón que le dio un servidor, ha decidido darse una oportunidad en el extranjero. Claro, con sus respectivo plan de acción.

Te pido que seas arriesgado, no pendejo.

José Carlos J. Cortés
El Caballero Sin Corcel 

Tu más grande tropiezo puede ser tu más grande logro —5 cosas que aprendes al fracasar.

Tu más grande tropiezo puede ser tu más grande logro —5 cosas que aprendes al fracasar.

Este año viví uno de mis más grandes fracasos en mi vida: Fui expulsado de mi Facultad por no haber aprobado una materia por cuarta vez. Uno piensa muchas cosas cuando los sueños, las metas o el camino hacia estas se ve interrumpidos de manera drástica. Nadie puede prepararte para el fracaso, ni siquiera fracasar muchas veces. Nos ha pasado a todos, y nos va a seguir pasando ya sea en el trabajo, en esa gran idea de negocios que tenemos en mente, en nuestras metas de vida e incluso en nuestras relaciones interpersonales. Quien siempre gana, nada sabe de la vida porque la más grande enseñanza es cuando aprendemos a ver las cosas de diferente manera, cuando vemos el porqué de las cosas.

Fue muy duro al principio. Para ser sincero nunca he sido una de esas personas que entran en represión fácilmente pero por un periodo de tiempo largo me llegué a sentir inservible. Me puse a reflexionar sobre el qué iba a ser de mi vida ahora que mis planes de ser Traductor habían fracasado al verme expulsado de la carrera. Me puse a reflexionar qué hice mal y evidentemente encontré mis problemas y aprendí de ellos para no volverlos a repetir.

Mi tropiezo me ha enseñado algunas cosas que creo que muchos las entenderán y, los que no, podrían aprender de ellas:

1.- Cambia tu perspectiva.

Estar loco es hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados distintos. Muchas veces estamos acostumbrados a hacer las cosas de una manera (la nuestra) y esto nos puede llevar inevitablemente al fracaso. Una vez que falla tu estrategia, la clave no es usar la misma estrategia pero en otro objetivo, sino seguir el mismo objetivo(o tal vez otro, depende más bien de ti esto) con una estrategia mejorada. Los generales que dirigen ejércitos y mariscales de campo que lideran equipos nunca repiten la misma jugada una y otra vez.


2.- Te prepara para el futuro.

De acuerdo a un artículo de BusinessWeek, las empresas últimamente han estado buscando a aquellos individuos que tan tenido un historial de fracasos y éxitos; esto porque saben que estos individuos pueden lidiar con el fracaso y, en todo caso, aprender de estos y no quedarse estacados. Las personas fallan, al menos aquellas que van por objetivos grandes porque o bien, pueden escoger ganar en grande o minimizar las perdidas en caso de fracasar, mas no se pueden ambas. Nadie quiere ser esa persona que, en su trabajo o proyecto, se rompe ante la primera señal de problemas.


3.- Dejas de tenerle miedo al fracaso.

Esto pasa en todos los aspectos de nuestra vida. La primera vez que experimentamos algo transcendental nos cambia por completo. Ya sea la primera vez que decidimos correr riesgos, ir en busca de una relación amorosa, o emprender un proyecto. La primera vez es la más difícil pues nos encontramos sin las herramientas o los conocimientos para empezar. Lo mismo pasa con el fracaso, la primera vez que se fracasa es la peor. Uno se siente horrible, inútil, un fracaso. Nos toma tiempo aprender que, detrás de cada fracaso, se encuentra una enseñanza que aplicar en el futuro. Solamente porque tu proyecto, plan de vida o empresa fracasó una vez no significa que lo volverá a hacer si tomas otro camino distinto con estrategias distintas. Una vez que dejas de tenerle miedo, comienzas a tomar más riesgos.


4.- Puedes empezar desde cero.

Mucha gente le teme a empezar de cero y esto muchas veces destruye muchos sueños. Tal vez un estudiante de Medicina que está a mitad de carrera descubre que su vocación es la música pero no se aventura por miedo ya sea al fracaso o a empezar de cero otra vez. Empezar desde cero es una oportunidad única en la vida. No me refiero a cambiarte de país, de ciudad y comenzar completamente de nuevo; sino el simple hecho de comenzar un nuevo proyecto en tu vida es ya de por si un cambio desde abajo. Comenzar desde abajo o desde el principio te ayuda a pensar mucho las cosas y, el haber fracasado con anterioridad, te hace ver las cosas con otra mentalidad. Porque, puede que tú seas un poco mayor en un grupo de Universidad o ya sea el más viejo de tus compañeros de trabajo, pero tú has decidido comenzar de nuevo y eso te vuelve más maduro que ellos en ciertos aspectos. A fresh start.


5.- Refuerza el carácter.

Como escribí en uno de los puntos anteriores, he conocido a personas en mi universidad que lloraron al encontrar su primera calificación reprobatoria. Sí, no es broma, esto pasa y desgraciadamente pasa a menudo. Cuando una persona está acostumbrada a nunca fallar y a nunca tomar riesgos, la primera vez que los encuentre se quedará paralizado y no sabrá qué hacer. Siempre he considerado el fracaso como la varicela: entre más joven la enfrentes, mejor. La varicela puede ocasionar muchos problemas si te da a una edad mayor, lo mismo sucede con el fracaso; si toda tu vida pasó sin problema alguno y te encuentras ante tu primer fracaso a una edad avanzada te darás cuenta que nada en la vida te preparó para eso. Es entonces donde te preguntarás por qué no tomaste más riesgos en tu juventud donde los fracasos eran las más grandes enseñanzas.

No te rindas, aun tienes mucho por vivir y ese gran fracaso es necesario para darle sentido a la vida.

Jose Carlos J. Cortés
El Caballero Sin Corcel.

Pájaros en la cabeza —3 pequeñas cosas que los nefelibatas entenderán—.

Pájaros en la cabeza —3 pequeñas cosas que los nefelibatas entenderán—.

¿Alguna vez has sentido que vives en las nubes? ¿Alguna vez has sentido que tienes una bandada de pájaros por cabeza? Si la respuesta es sí, probablemente seas un nefelibata como yo y como muchas otras personas en la tierra. La RAE describe a un nefelibata como “Dicho de una persona: Soñadora, que anda por las nubes”.

Desgraciadamente muchas personas ven a esto como una desventaja. Será que muchas veces este adjetivo viene con ser algo distraído la mayoría de las veces. Normalmente el Nefelibata es ese muchacho que ve por la ventana soñando despierto mientras el profesor escribe en el pizarrón. Los padres o los profesores le suelen mandar al psicólogo temiendo déficit de atención u otras condiciones mentales.

Pero, ¿será que estás personas tienen una condición que debe ser curada? La verdad es que siempre he creído que todos los artistas tienen un poco de este adjetivo en ellos. Son personas que viven en el mundo, personas para quienes este mundo no les parece suficiente y deciden inventarse—y hundirse en— un mundo en sus cabezas.

Mi primer libro de poemas que ahora se encuentra en proceso de registro para derechos de autor recibe el nombre de Suspensiones Oníricas dando cierto hincapié a estas personas, pues, yo me considero una de ellas.

Si te consideras una persona así, puede que te identifiques con estas situaciones del día a día:

  1. Sueñas despierto a menudo.

Esto puede haberte causado muchos problemas, desde tu casa hasta en tu escuela. Mientras todos anotaban lo que el profesor escribía en el pizarrón, allí estabas tú mirando la ventana pensando en tantas cosas que puede nunca van a ser.

  1. La inspiración te ataca en los momentos menos esperados.

Esto es algo que me pasa a menudo como poeta. Puedes estar en el transporte público, en un momento íntimo e inclusive en lugares donde es casi imposible tomar nota de la idea que te acaba de llegar. Los nefelibatas son buenos con las ideas ya sean estos emprendedores, artistas, profesionistas, o solamente locos sin profesión. ¿Quién dice que las mejores ideas que ha tenido el mundo no vinieron de gente que estaba cazando ballenas por las nubes y, de repente, en lugar de cazar un sueño cazó una idea tan grande como Facebook o una novela como Harry Potter?

  1. La gente —y los animales —te piden que regreses al mundo real.

Supongo que les ha pasado que están en ese mundo basto que es su mente y de repente su madre, su perro, o cualquier ente que busque tu atención intenta que regreses a la tierra. Ya sea que estés leyendo un libro, mirando por la ventana, o con la mirada perdida en no sé dónde. Es normal que los demás no entiendan ese lugar en el que estás y que, mucho menos, respeten tus momentos íntimos en estos lugares.

Ronda extra sin gifs ni descripción:

  1. Tus amigos te han salvado de morir atropellado.
  2. Curiosamente “no hacer nada” es de tus actividades más productivas.

Además les dejo una canción con la que se sentirán identificados si les gustó el artículo:

Jose Carlos J. Cortés

El Caballero Sin Corcel.

Plus Size Models —Cuando lo ordinario cruza lo extraordinario.

Plus Size Models —Cuando lo ordinario cruza lo extraordinario.

Las personas que me rodean o han hablado conmigo conocen esta costumbre mía de verle lo extraordinario a la cotidianeidad y verlo lo aburrido a lo extraordinario. Las artes, las profesiones y las actividades diarias en la vida del ser humano. Hoy quiero enfocarme en el mundo de la moda que, a pesar de no estar muy versado, tengo mis conocimientos básicos. Siempre me he considerado una persona que no sigue la masas, me gusta lo que me gusta y lo que no me gusta lo desecho y hablo abiertamente de ello. Sigo a algunos fashion bloggers en diferentes páginas, pero sólo sigo a esos hombres y mujeres que se dejan llevar por un estilo personal o por lo que en verdad se ve bien, cuando veo que alguno de ellos empieza a adular algún vestido o traje extravagante y sin uso cotidiano que vio en alguna pasarela, ya me perdió de seguidor.

Candice Huffine

Mis últimas lecturas por algunos blogs, páginas de noticias y artículos me llevaron a un nuevo terminó al cual terminé tomándole cariño: Plus Size Models. Pero, ¿Qué es una Plus Size Model? Debo ser sincero: es una mujer con el cuerpo natural que una mujer debe tener. Ya lo sé, hay mujeres delgadas que siempre han sido así por su metabolismo y a ellas también las considero hermosas. Antes de seguir con este artículo me gustaría decir que, como poeta, mi principal inspiración es la mujer y con mujer me refiero a todas ellas (algo así como Pedro Fernandez que le gustan las altas y las chaparras, las flacas, las gordas y las chiquitas, solteras y ciudad y divorciaditas).

Chloe Marshall

La Batalla

He tenido diferentes charlas con personas de edad mayor de todo tipo que van desde poetas a científicos y muchos de ellos aseguran que la juventud y sus representantes están destruyendo lo que conocemos como normas establecidas. No estoy del todo seguro si para ellos es malo o bueno, pero de que la juventud está cambiando al mundo, lo está haciendo. Lo vemos en todos lados pero en el lugar en el que más existen estas trasformaciones es en la mentalidad y en los ideales establecidos. Hace décadas ser gay era casi una lucha solitaria contra el mundo, hoy mucha gente (heterosexuales incluidos) los apoyan, las leyes los apoyan e incluso figuras públicas.  Si algo nos gusta hacer como generación es cambiar los paradigmas. Muchos hombres mayores me han dicho la frase que más repudio en mi vida: Más sabe el diablo por viejo que por diablo. ¿Saben qué? No somos ni viejos ni diablos y sin embargo estamos cambiando el mundo.

Fluvia Lacerda

Esta misma sociedad moderna ha estado implementando cambios en un mundo que antes se consideraba virgen y libre de cambios: el mundo del modelaje.  Pues últimamente este ha estado siendo arrasado por estas mujeres de cuerpos increíbles que, a pesar de ello, no son imposibles. Las Plus Size Models son ese monumento a lo extraordinario escondido en lo ordinario. En resumen: Mi filosofía de vida. Muchas de estas modelos se han comprometido a cambiar las normas de la industria y no sólo eso, sino también hacerle saber a las mujeres que, sin importar su talla, son hermosas. Stefania Ferrario es el ejemplo más claro de esto con su campaña #droptheplus que pretende que todas las modelos, sin importar su peso, altura o talla, reciban la misma calificación. Ella expone en Instagram:

“… Muchas veces me etiquetan como una modelo “plus size”. No encuentro esto halagador… Deberíamos tener modelos de TODAS las formas, tallas y etnias y eliminar las etiquetan sin sentido. No estoy orgullosa de que me llamen “plus”, pero estoy orgullosa de que ser una “modelo”, la cual es mi profesión”.

Stefania Ferrario

Por otro lado, Rober Casey, presidente de la agencia de modelaje Maggie Inc., está de acuerdo que el termino “plus-size” se está volviendo anticuado, pero considera que se necesita una nueva etiqueta para clasificar a las modelos para que los publicistas puedan identificarlas.

“No creo que sea necesario eliminar el termino sin razón, ya hemos visto una progresión natural en la clasificación; la mayoría de las agencias han cambiado el nombre de sus divisiones plus a divisiones curve, y algunos líderes de la industria no las están separando de ninguna forma. Será necesario crear un término para aquellas mujeres que no tengas tantas curvas y ‘minus-size models’ tampoco va a terminar bien” .

Por otro lado Jennie Runk, una modelo de JAG conocida por sus trabajos con H&M beachwear, no cree que el término deba ser eliminado, pero está de acuerdo que da una connotación negativa.

Jennie Runk

Existen muchos ejemplos de esta batalla que se está llevando a cabo. Cada quien tiene su propia ideología y ganas de que gane algún bando. Pero síganme de nuevo un momento y les recuerdo que sólo es una opinión personal.

Cuando lo ordinario cruza lo extraordinario

Lo extraordinario no es más que lo ordinario más un extra, un plus. Para que exista lo extraordinario también debe existir lo normal, lo ordinario, lo cotidiano. Pero, como como dije al principio de este texto, ¿qué pasa cuando lo extraordinario es algo sin chiste y lo ordinario se vuelve lo especial? Eso, creo yo, representan estas y ,con perdón de sus propias apreciaciones, hermosísimas mujeres. Estas mujeres representan una ideología por la que he luchado mucho tiempo y que encajan con un poema que leí en mi juventud más temprana que versaba: Desde que te conocí/lo extraordinario se ha vuelto cotidiano. Una mujer que, a pesar de tener un cuerpo que muchos consideran cotidiano, exhiben su lado extraordinario.

Whitney Thompson

Son estas mujeres quienes nos enseñan una lección a los hombres y a muchas mujeres también: Ama tus curvas, estás bien, eres hermosa, eres perfecta. Son ese segmento que nos dice que tener caderas anchas está bien, que un vientre plano muchas veces no es lo único que se ve bonito, y que las revistas (al menos las más conservadoras) están en lo incorrecto. Muchas revistas ya han colocado a estas mujeres en sus portadas, es como si ellas fueran una llama que comienza un incendio imparable en el mass media. Algo que años antes podría considerarse una locura, ahora es posible y estás mujeres lo lograron.

Justine LeGault

El futuro tiene buena pinta y, al parecer, muchas curvas.

José Carlos J. Cortés.
El Caballero Sin Corcel.